AEALCEE antes, ahora Salud, deporte e Internet

Combatir la osteoporosis con la alimentación

Sufrir una fractura por fragilidad ósea debida a un traumatismo menor, como una caída desde la propia altura, para diagnosticar osteoporosis, si no existen indicios de otras patología que la hayan podido provocar.

Existen muchos factores de riesgo: genéticos (antecedentes familiares, constitución delgada, raza caucásica u oriental) de género (las mujeres tienen más propensión a la osteoporosis y un 20-25% sufre esta enfermedad tras la menopausia), deficiencias hormonales (menopausia, amenorrea por tiempo superior a un año, ovarios poliquísticos, deficiencia de testosterona en varones…), de estilo de vida (tabaquismo, abuso de alcohol o café, inactividad o inmovilización prolongada, dieta insuficiente y pobre en productos lácteos, especialmente en la infancia y adolescencia, anorexia nerviosa, dietas hiperproteicas prolongadas…), patologías que afecten al metabolismo óseo y tratamientos crónicos con algunos fármacos.

La menopausia es uno de los factores de riesgo que más frecuentemente predispone a las fracturas osteoporóticas. En los 5 años posteriores, una mujer puede llegar a perder hasta el 18% de su masa ósea. También es frecuente este tipo de fracturas en mujeres jóvenes que padecen amenorrea (falta de regla por un exceso de ejercicio combinado con una alimentación insuficiente. Es por ello que, en estos casos, son ideales las dietas personalizadas para el control de peso.

La osteoporosis no presenta síntomas hasta la aparición de las primeras complicaciones óseas, por lo que es importante consultar a nuestro médico especialista para la realización de pruebas de diagnóstico precoz (densitometrías óseas y otras), especialmente si presentamos factores de riesgo.

Tu médico especialista puede facilitarte medidas farmacológicas eficaces tanto para prevenir la osteoporosis como para combatirla si ya s ha presentado. No obstante, lo más recomendable es adoptar medidas de prevención aplicables a todos, a cualquier edad y tengamos o no riesgo de padecer osteoporosis.

Algunos consejos para prevenirlo es aportar suficiente calcio y vitamina D a través de la alimentación, además de tomar el sol diario durante 15 a 30 minutos. De esta manera garantizamos tener unos correctos niveles de vitamina D, un compuesto imprescindible para el metabolismo óseo.

Otros consejos son evitar el sedentarismo, el tabaquismo, el alcohol y cualquier otro hábito tóxico.

Comments are closed.