AEALCEE antes, ahora Salud, deporte e Internet

Historia del harpagofito o “garra del diablo”

harpagofito

El harpagofito o harpagophytum es un vegetal perteneciente a la familia del sésamo y plantas similares. Puede encontrarse esencialmente en la zona sur del continente Africano. Dispone de extensas raíces tuberculosas, que se han usado desde hace años como medicina natural para reducir de forma considerable el dolor de las articulaciones, los procesos febriles y ayudar a una buena digestión.

Los exploradores de Europa llevaron la flor al antiguo continente, donde enseguida empezó a utilizarse como fármaco para reducir los dolores asociados a la artritis. El arbusto harpagofito puede verse mayormente en la zona este y sudeste de Namibia y en el desierto del Kalahari. El principio activo de esta planta es el llamado harpagoside, cuya concentración se mueve entre un 1% y un 3%.

 

Origen de su nombre

El harpagofito debe su sobrenombre a las pequeñas protuberancias en forma de garra que protegen sus beneficiosos frutos. Desde hace incontables siglos, la raíz de la garra del diablo se ha empleado para mitigar el dolor y dolencias del hígado y riñón, aunque también otras dolencias como la fiebre alta y la malaria. Además se ha usado como pomada de uso tópico para tratar laceraciones y forúnculos

Esta planta desembarcó por primera vez en el viejo continente en el año 1900. Su raíz se recetaba para favorecer la recuperación del apetito, mitigar las molestias e inflamaciones más variadas y contra los dolores de estómago. Actualmente se usa como medicina natural para las inflamaciones, mitigar el dolor asociado a la artritis, dolores de cabeza y dolencias en la zona lumbar. Los tratamientos basados en la raíz de esta planta rastrera basan su eficiencia en los diversos estudios científicos llevados a cabo en los últimos años.

Comments are closed.